Los primeros habitantes de Córdoba y de la Patagonia poseerían un origen común

Entrevista con la historiadora Mariana Fabra

Un estudio del Museo de Antropología de la Universidad Nacional de Córdoba, demostraría que  los ancestros de los primeros humanos que vivieron en la región austral de las sierras pampeanas, Córdoba y San Luis, poseerían el mismo origen que los tempranos habitantes patagónicos. La autora de este estudio, la historiadora Mariana Fabra, nos contó los detalles de tan novedoso descubrimiento. ¿Por qué novedoso? “Todos los trabajos anteriores, comenzando desde los del famoso paleontólogo y antropólogo Florentino Ameghino, indicaban que las corrientes migratorias que poblaron nuestro país provenían de la zona andina, más precisamente del noroeste”, comentó la investigadora. Luego agregó que esto era “coincidente con la ola migratoria que pobló el continente americano, entrando a través del estrecho de Bering, entre Alaska y Siberia, moviéndose hacia el sur por el oeste continental”. Con el correr de los años los estudios arqueológicos se fueron haciendo cada vez más precisos, y en el último cuarto de siglo los análisis antropométricos, es decir el estudio de medidas humanas, especialmente piezas óseas, permitió que se definieran las diferentes vías de entrada de los primeros seres humanos a la región central de nuestro país. Los primeros resultados arrojaron que “estas migraciones, como se preveía, venían del noroeste, pero resultados posteriores indicaron que podrían haber llegado de la región cuyana, e incluso del sur del litoral”, indicó la historiadora. Todos estos estudios parecían complicar el panorama más que aclararlo. Inclusive muchos autores, entre ellos la doctora Fabra, encontraban más factible que estos grandes desplazamientos poblacionales se hubieran dado a través de paisajes más generosos, como por ejemplo a través de las llanuras que atraviesan el sudeste de Brasil y todo el Uruguay, permitiendo la entrada a la Argentina a través del sur de la mesopotamia y de la llanura pampeana. “Para corroborar lo más exactamente posible la vía de llegada de los primeros hombres a la serranía cordobesa, decidimos hacer estudios antropométricos de cráneos encontrados en diferentes regiones del país, para poder comparar estos parámetros con los de nuestra región”, enfatizó la doctora Fabra. Si bien se cree, a través de artefactos encontrados en excavaciones arqueológicas, que los primeros pobladores se establecieron hace casi once mil años, los restos encontrados hasta ahora no poseen más de dos mil. De cualquier manera la investigadora afirmó que “sin duda las variaciones de rasgos craneales no han sido tan marcadas en ese período de tiempo, por lo tanto podemos afirmar que de existir alguna relación entre los restos encontrados en diferentes regiones estudiadas, esto no haría más que confirmar que aquellos a quienes pertenecían poseían un mismo origen”. En el trabajo se compararon medidas craneales de restos extraídos de excavaciones a lo largo de nuestro país, especialmente de las zonas por donde las primeras corrientes migratorias habrían entrado, es decir el noroeste, la región cuyana y el litoral. También se tomaron muestras de varios puntos de la Patagonia, comparándose todos los datos obtenidos con aquellos que surgieron de diferentes excavaciones en las provincias de Córdoba y San Luis, particularmente en ambas laderas de las Sierras de Comechingones y en la laguna de Mar Chiquita. “Para nuestra sorpresa”, comentó la doctora Fabra “los rasgos craneales de los primeros habitantes cordobeses estarían más relacionados con los de los patagónicos que con los de ninguna otra región”. “Esto apoyaría fuertemente la teoría de una corriente migratoria que llegó del nordeste a través de las llanuras y que pudo haberse dividido en dos ramas, una hacia el oeste, es decir hacia Córdoba, y otra hacia la Patagonia” concluyó la investigadora, dando énfasis al hecho que no habría habido mucha diferencia entre un cordobés y un santacruceño antiguos. A excepción de la tonada, claro. ¿Y los Comechingones?

Tanto hemos hablado de los habitantes de la “región austral de las sierras pampeanas”, que mucha gente se preguntará si no se trata de los famosos indios Comechingones, que supuestamente habitaron esa región a la llegada de los españoles. Parece ser que lo que muchos daban por seguro ahora se está convirtiendo en una controversia entre varios arqueólogos locales. Nuestras sierras estaban habitadas desde hace aproximadamente once mil años, pero aparentemente no está claro que existiera una sola población que respondiera al famoso nombre que bautiza a las sierras que separan San Luis del imperio del sur cordobés. Aparentemente los habitantes serranos, formados por dos grupos principales, los hênîa y los kâmîare, recibían de sus enemigos del norte, los sanavirones de la actual Santiago del Estero, el nombre peyorativo de “kamichingan”, que en su idioma significaría “habitante de cuevas”, debido al tipo de viviendas en las que moraban. Sin embargo, otros opinan que el nombre viene del grito de guerra que escuchaban los españoles, “Kom-chingôn”, que vendría a ser algo así como “muerte a ellos” en idioma hênîa. Lo que parece quedar claro es que los Comechingones como tal, para decepción de muchos, nunca existieron. Pero la polémica recién empieza.
Copyright © 2012 – 2017 Alberto Díaz Añel
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s